jueves, 4 de diciembre de 2008

No volveré a ser joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
- envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.


De Jaime Gil de Biedma.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Recoger lo que siembran otros

Llevo 8 años trabajando en el sector editorial y cada vez me afecta más lo que considero una mala praxis deleznable: la mania que tienen ciertas grandes editoriales pertenencientes a grupos en empecinarse en recoger, a golpe de talonario, por supuesto, lo que siembran las pequeñas editoriales.
El trabajo de editor, entre otras cosas, consiste en descubrir a nuevos autores e introducirlos, poco a poco, en un mercado en el que es un desconocido. Este trabajo, a parte de una inversión económica inicialmente a fondo perdido, requiere olfato y mimo además de paciencia y una firme convicción de la calidad del trabajo del autor por el que has decidido apostar. ¿Qué pasa una vez que el editor pequeño ha hecho este trabajo? Pues que viene el gran editor de turno que con una oferta por los derechos completamente fuera de órbita, te roba al autor en cuestión y acaba recogiendo los frutos, es decir los ingresos por ventas, del autor por el que tú has estado apostando deficitariamente durante largo tiempo. Que te pase una vez, pase, pero que parezca que ciertas editoriales, a la hora de llevar a cabo su programación se dediquen a mirar nuestro catálogo a ver qué publican, no sólo es cansino, sino también indignante.
Puede que ellos entiendan su oficio de esta manera, pero nosotros no.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

A sangre fría



Truman Capote es uno de mis autores favoritos. Junto con Las nieves del Kilimanjaro de Ernest Hemingway, Taüts tallats a mà (Música para camaleones) de Truman Capote es uno de mis cuentos preferidos. Me quedan diez páginas para acabar de leer A sangre fría, lectura que se ha visto un poco cortada por la súbita muerte de mi padre la semana pasada. Después de haber visto Capote en el cine cuando se estrenó hará creo unos tres años, el final del libro no es ninguna sorpresa. Sin embargo, me ha sorprendido la diferencia de puntos de vista existente entre la película y el libro en relación al ajusticiamiento, por no decir asesinato, de los dos asesinos de la familia Clutter. En la novela, Truman Capote parece posicionarse claramente en contra de la pena de muerte y sentir cierta simpatía hacia Perry y Dick en tanto que seres humanos. La película nos muestra a un Capote deseando que se lleve a cabo la ejecución, porque necesita de ésta para acabar su libro, que tiene parado a causa de las apelaciones a la sentencia. Éstas son, en definitiva, las contradicciones del ser humano.

Si nos centramos en el punto de vista que nos ofrece el libro, no nos queda sino pensar que el título, A sangre fría, un título magníficamente comercial, hace una doble referencia. La primera al asesinato a sangre fría de una familia inocente por parte de Perry Smith y Dick Hickock, pero también al asesinato de estos, también a sangre fría, por la maquinaria del estado. Y es que ya se sabe cual es la definición de estado: el ente que ejerce el monopolio legítimo de la violencia.

IN MEMORIAM




10 de noviembre de 1935 - 13 de noviembre de 2008



Te querré siempre.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Universos míticos




Hace unas semanas estuve releyendo Palomar de Beto Hernandez. La obra maestra de los universos míticos en cómics. Que Beto Hernandez es un gran autor de cómics está fuera de cualquier duda, lo intrigante es por qué es tan poco conocido en España si es tan bueno. Calidad y ventas no están necesariamente reñidos, por esta razón hay situaciones que son difíciles de comprender.


Palomar es el pueblo mítico del que se sirve el norteamericano de orígenes méxicanos Beto Hernández, para ambientar la novela gráfica coral por excelencia. Este extenso ciclo empieza con Río veneno, en el que se nos presenta al personaje núcleo del conjunto: Luba. Una mujer de carácter que se ve obligada a huir de su lugar natal para instalarse en Palomar. A su alrededor pululan todo un mundo de personajes, Ofelia, sus amantes, sus hijos, etc. , cuyas vivencias seguimos tomo tras tomo. Y digo tomos porque tras Río veneno y Palomar (que son dos tomos) siguen Luba en Norteamérica, El libro de Ofelia y Luba. Tres hijas. Este ciclo debe ser leído en orden, porque si no lo hacemos así, dada su riqueza, corremos el riesgo de perdernos. Y aunque siempre es delicioso perderse, aquí no es recomendable. Tampoco lo es perdérselo.

martes, 11 de noviembre de 2008

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Verrà la morte e avrá tui ochhi
-questa morte che ci accompagna
dal mattino alla sera, insonne,
sorda, come un vecchio rimorso
o un vizio assurdo. I tui occhi
saranno una vana parola,
un grido taciuto, un silenzio.
Cosí li vedi ogni mattina
cuando su te sola ti pieghi
nello specchio. O cara speranza,
quel giorno sapremo anche noi
che sei la vita e sei il nulla.

Per tutti la morte ha uno sguardo.
Verrà la morte e avrá tui occhi.
Sarà come smettere un vizio,
como vedere nello specchio
riemergere un viso morto,
come ascoltare un labbro chiuso.
Scenderemo nel gorgo muti.

De Cesare Pavese. ¿Has leído algo mejor?

jueves, 30 de octubre de 2008

Una isla en medio del desierto



Aunque no haya ganado el Premi Llibreter al que estaba nominada, La isla de Giani Stuparich es una obra maravillosa que relata con exquisita sensibilidad y altas dosis de lirismo los últimos días que pasan juntos un hijo y su padre moribundo. Éste, sabiéndose gravemente enfermo, le pide a su hijo que lo acompañe a visitar por última vez la isla donde pasó su infancia. El hijo, que también es conocedor del estado de salud de su padre, no puede evitar pensar en que este encuentro es una despedida.

La isla, según como se mire es una novela breve o un relato largo, pero esto no tiene ninguna importancia. Sí hay que destacar la sensibilidad del autor al transmitirnos los pensamientos y emociones de sus personajes: del que sabe que se va a ir y del que no ignora que se va a quedar solo, añorando.

Una lectura muy recomendable no sólo para los que nos encontramos en una situación muy parecida, sino que también para todos aquellos a los que les gusta la buena literatura y aprecian los tonos elegíacos.

lunes, 27 de octubre de 2008

Los cisnes salvajes de Coole

The Wild Swans at Coole

The trees are in their autumn beauty,
The woodland paths are dry,
Under the October twilight the water
Mirrors a still sky;
Upon the brimming water among the stones
Are nine-and-fifty Swans.

The nineteenth autumn has come upon me
Since I first made my count;
I saw, before I had well finished,
All suddenly mount
And scatter wheeling in great broken rings
Upon their clamorous wings.

I have looked upon those brilliant creatures,
And now my heart is sore.
All's changed since I, hearing at twilight,
The first time on this shore,
The bell-beat of their wings above my head,
Trod with a lighter tread.

Unwearied still, lover by lover,
They paddle in the cold
Companionable streams or climb the air;
Their hearts have not grown old;
Passion or conquest, wander where they will,
Attend upon them still.

But now they drift on the still water,
Mysterious, beautiful;
Among what rushes will they build,
By what lake's edge or pool
Delight men's eyes when I awake some day
To find they have flown away?



Este es mi poema preferido de W. B. Yeats, una reflexión melancólica sobre el poder destructor del paso del tiempo.

viernes, 24 de octubre de 2008

Marcas de nacimiento de Nancy Huston





Interesantísima la lectura de Marcas de nacimiento de Nancy Huston. Me da un poco de vergüenza reconocer que el motivo que me impulsó a leerla tiene un poco que ver con el tomate. En efecto, fue decisivo saber que Nancy Huston es la mujer de Tzvetan Todorov. También influyó el hecho de que sea una autora de origen canadiense. No sé por qué siento debilidad por Canadá y los canadienses, aunque uno de sus habitantes se dedique bastante a fastidiarme la existencia.


Estas marcas de nacimineto son todas aquellas cosas que nos suceden durante nuestra infancia y que condicionan, y a veces hasta determinan, nuestra vida adulta. La novela se divide en cuatro partes que recorren en orden inverso el devenir de una familia que tiene su origen en Ucrania y que acaba en los EE. UU. Estas marcas también hablan de silencios y secretos que no se transmiten de padres a hijos y que a veces se intuyen y otras provocan malentendidos que laceran irremediablemente relaciones maternofiliales. Otras veces hablan de las ganas que tienen los hijos de conocer las historias de sus padres para intentar, tal vez, no sólo conocer mejor a sus progenitores, sino a ellos mismos.


En definitiva, una magnífica novela con cuatro capítulos narrados en primera persona del singular y un auténtico tour de force en la representación de la psicología infantil y el pensamiento interno.

sábado, 11 de octubre de 2008

Auster ya no es lo que era

Que Paul Auster ya no es lo que era, me di cuenta hace ya unos cuantos años. No recuerdo lectura más decepcionante, por aquello de las expectativas, que Tombuctú. Hace un par de días me acabé de leer su último libro Un hombre en la oscuridad y no puedo decir que me haya sorprendido ni grata ni negativamente, ya que simplemente se la limitado a confirmar lo que ya hace unos cuantos libros que pienso de él y que me confirmó la lectura de Brooklyn Follies. No sé si es el ritmo de creación o que se le ha acabado la fuerza creativa de sus inicios, pero Paul Auster era un autor que me gustaba mucho y que ahora ya casi no me gusta nada, aunque pueda seguir terminando sus libros.

Si bien es interesante el hecho de introducir un personaje que se convierte en narrador de la segunda historia que narra el libro, ¿qué papel juega esta historia? ¿Por qué hay una guerra? ¿Por qué termina tan abruptamente esta historia? Llevo un par de días dándole vueltas y no consigo encontrar una respuesta. Además, ayer leí una entrevista que le hacía El Mundo a Jorge Herralde con motivo del premio que le ha concedido elLíber por su labor editorial, en el que calificaba a ésta como una de las mejores novelas de Auster. Aún me estoy riendo. Vale que un editor tiene que intentar vender los libros que publica, pero mentir de esta manera...

Sin duda, si tengo que escoger a un autor estadounidense vivo, me quedo con Philip Roth.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Parad todos los relojes

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message He Is Dead,
Put crepe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last for ever: I was wrong.

The stars are not wanted now: put out every one;
Pack up the moon and dismantle the sun;
Pour away the ocean and sweep up the wood.
For nothing now can ever come to any good.


Escrito por W. H. Auden tras la muerte de su pareja, Christopher Isherwood, éste es uno de los poemas que más me ha emocionado de todos los que he leído y que puede que a muchos de vosotros les recuerde a una escena de la película Cuatro bodas y un funeral.

martes, 30 de septiembre de 2008

¿Deben pagar los hijos los errores de sus padres?



Quien parpadea teme a la muerte plantea una pregunta fundamental. ¿Deben pagar los hijos los errores de sus padres? Knud Romer es un danés nacido en 1960 hijo de madre alemana. Durante su infancia tuvo que soportar los insultos y vejaciones que tanto su madre y él sufrían por el simple hecho de ser alemanes. No importaba en absoluto que la madre del autor hubiese formado parte de la resistencia y hubiese experimentado la pérdida de seres queridos por la represión de Hitler dentro de Alemania ante las voces discordantes. Ni siquiera se molestaron en preguntarse por el papel que Hilde había tenido en la Alemania del Tercer Reich. Era alemana y eso era suficiente para condenarla y también a su hijo, aunque fuera danés de nacimiento. Esta novela autobiográfica de la infancia del autor es también una novela homenaje hacia la fortaleza de la madre. Una mujer que perdió al gran amor de su vida en horribles circunstancias y que no se dejó amedrentar por el vacío y los insultos de sus vecinos, que resistió gracias a una fuerza interior que la hizo estar por encima del mundo hostil que la rodeaba.


Y aunque la situación hubiera sido diferente y este personaje fuera culpable por su actuación durante el Tercer Reich, ¿debería su hijo pagar también sus culpas? Evidentemente no. Y aún así, en Alemania, los hijos y nietos de la gente que vivió durante el Tercer Reich siguen sintiendo cierta culpa o quizás vergüenza.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Afortunada de Gabrielle Bell




Gabrielle Bell es una joven autora norteamericana de lo que podríamos calificar como cómic de autor. Afortunada es su primera obra publicada en España aunque ya aparecieron algunas historietas breves suyas en la antología Mome (muermo en inglés). En Afortunada nos explica en forma de diario las desventuras de un personaje que tiene mucho que ver con ella misma, si es que no lo es. En efecto, la joven protagonista es una aspirante a dibujante de cómics que vive en el Brooklyn bohemio (el barrio de Williamsburg) y que trata de sobrevivir como puede gracias o quizás mejor dicho a pesar de trabajos precarios. Memorables son las reflexiones que nos transmite en el episodio en que está posando como modelo de desnudo para los estudiantes de la Facultad de Bellas Artes. ¿Qué estoy haciendo yo aquí perdiendo el tiempo? ¿No debería estar dedicándome a crear mi propio arte? Supongo que muchos de nosotros sabemos qué es sentirse así, pensar que no hacemos más que perder el tiempo, pero nunca tomamos la valiente y arriesgada decisión de cortar con todo y dar ese paso que tanto anhelamos pero que a la vez tememos aún más.



Quizás estos diarios de Gabrielle Bell no sean su mejor obra, pero sus historietas breves nos muestran a una buena narradora, sobre todo las de Mome. Habrá que estar atentos a ver cómo prosigue su carrera. Creo que Gabrielle Bell en algún momento tendrá que decidir si quiere dedicarse al cómic o a la literatura. En su obra me parece que hay una descompensación entre texto y dibujo que tendrá que ir solucionando. Tratándose Afortunada de su primera obra, no es grave, pero sí que parezco entrever que cuenta mucho más con las palabras que con el dibujo, y esto la acerca más a la ilustración que al cómic. De hecho, Gabrielle Bell ha ilustrado un poema de Emily Dickinson, accesible a través de la web de The Poetry Foundation.


El caso de Gabrielle Bell no es el único, cada vez son más las mujeres que se están dedicando al cómic, un medio tradicionalmente masculino, no sólo por parte de la creación, sino también de su lectura.

Las desventuras de una tesis

A la hora de enfrentarnos a la gestión y confección de una tesis podemos encontrarnos con los siguientes problemas:




  1. El tema. ¿Sois lo que se llama unos cagadubtes? Yo sí. He cambiado de tema por lo menos cinco veces y aún creo que pueden ser más, aunque espero que no sea así. Ya no puedo más.


  2. El tiempo. Si ya de por sí tener un plazo de entrega puede generar ansiedad hasta en el hombre tranquilo, ¿qué pasa si además trabajas? ¿Y si tu trabajo requiere que muchas cosas sean hechas fuera del horario laboral?


  3. La familia. Ésta no entiende de tesis ni de nada. Quiere que hagas la comida, que estés por ellos, compartir el tiempo de ocio (¿ocio? ¿qué ocio?) y encima va y les da por ponerse enfermos.


  4. La concentración. Quien sepa cómo encontrarla y retenerla, que me lo explique, por favor.


  5. El culo. Cuando te dedicas a la investigación, te vuelves un ser sedentario, sentado un montón de horas al día. La ley de la gravedad contribuye a que todo el peso no sólo del mundo sino que también de los donuts que te comes para calmar la ansiedad y distraer el aburrimiento, no sólo se instalen, sino que también fermenten en las posaderas.


Hay más problemas, pero ya pensaré en ellos mañana, porque como siga pensando en ellos hoy, te juro que lo dejo.

Quiz literario

Navegando por internet he encontrado este quiz literario que os permitirá comprobar vuestros conocimientos sobre la obra de Anthony Powell Una danza para la música del tiempo. Este cuestionario ha sido realizado por Fred Warner y se encuentra en la página oficial de la Anthony Powell Society.

¡Disfrutadlo!

lunes, 1 de septiembre de 2008

De los problemas de leer por separado el contenido de obras unitarias

Durante estas vacaciones he empezado a leer La novela de Ferrara de Giorgio Bassani. Tenía cierta prevención porque cuando aún estudiaba en la universidad leí Darrera la muralla, la traducción que publicó Edicions 62, Detrás de la puerta según la edición de Lumen. Esta novelita se incluye en la recopilación que conforma La novela de Ferrara y es justo aquí donde adquiere sentido. Leí esa novelita sin tener ni idea de todos los textos que la precedían y quizás por esa razón tenía la sensación de no estar enterándome de nada. Afortunadamente ahora sí y me alegro, aunque parezca un castigo divino ir cargando el tocho de 970 páginas cada día en el metro.

Imagina que lees Albertine desparecida (Anagrama) o La fugitiva (Alianza) sin haber leído antes La prisionera (Alianza). Evidentemente no te vas a enterar mucho de qué es lo que pasa y por qué sucede lo que sucede.

Conozco una persona que lleva un ejemplar de Crimen y castigo en su coche y que cada vez que se encuentra en una retención, lo agarra y lo abre por cualquier página y empieza a leer. Esto sólo funciona si ya te has leído el libro antes. Ya sé que Crimen y castigo es una novela unitaria, no una obra fragmentada, pero es que hay muchas obras fragmentadas que funcionan como obras unitarias y por esta razón creo que este símil es posible.

jueves, 28 de agosto de 2008

Obrim la paradeta

Si no sois catalanes y de cierta edad, no tendréis ni idea de qué quiere decir el título de este post ni de cierta broma que contiene. En efecto, las vacaciones ya se han terminado para la mayoría de la gente o, al menos, para mí. Con el título hago referencia al inicio de un nuevo curso laboral pero también al programa de televisión Filiprim que se emitía en los años 80 en TV3. El programa siempre se acababa con el presentador diciendo "Tanquem la paradeta", que vendría a ser cerramos la tienda.
Abrimos la tienda con todos los títulos de la rentrée literaria que en breve empezarán a aparecer en los escaparates de las librerías y en la prensa general y en la especializada. Sólo de pensarlo y me estoy estresando. De todas formas he reducido el presupuesto mensual dedicado a la compra de libros por eso de la crisis, ya se sabe... Además , los libros ocupan mucho espacio y los pisos cada día son más pequeños. Ya me dirás tú dónde los pongo...

miércoles, 30 de julio de 2008

Annemarie Schwarzenbach


Y ahora que lo pienso, Minúscula editó un libro de ella en castellano: Muerte en Persia.


Melania G. Mazzucco

No sé si es una autora muy conocida en España y tan siquiera sé qué lugar ocupa en las listas de ventas, aunque supongo que no muy alto. Sin embargo, estoy segura de que tiene lectores fieles, que la siguen, como yo. Lo mismo me ocurre con Berta Serra Manzanares, oriunda de Rubí o Terrassa, ahora no lo recuerdo del todo bien y cuyo El otro lado del mundo todavía no he olvidado. No he leído críticas de la obra de Melania G. Mazzucco traducida al español, pero apuesto a que son más que buenas, excelentes.
Conocí a Melania G. Mazzucco a través de Vita, novela que editó Anagrama hará unos cinco años. Paseando por la biblioteca Francesca Bonnemaison vi el grueso volumen exhibido como una de las adquisiciones del mes. No sé por qué lo cogí sin dudarlo y me lo llevé a casa. De eso hace poco más de un año. Lo empezé a leer enseguida y lo acabé pronto. Sus páginas me cautivaron y no podía parar. Vita es la hitoria de Vita y Diamante, dos pequeños italianos que emigran hacia los EE. UU. a principios del siglo XX y que hacen su entrada al país a través de Ellis Island (Nueva York) como otros tantos emigrantes europeos. Allí empiezan una nueva vida que es difícil pero poco a poco van encontrando su lugar en ese nuevo país crisol de tantas culturas. Evidentemente, al ser una novela sobre la emigración, aunque no sólo sobre eso, también lo es del desarraigo, sobre todo en la figura de Diamante. Es también una novela de amor en la que aparece, sin casi darnos cuenta, el personaje de Charles Chaplin.
Ahora estoy enfrascada en la lectura de Ella, tan amada, su ultima novela publicada en España en 2006. No he leído muchas páginas porque apenas la empezé ayer, pero ya sé de que va y estoy deseando encontrar tiempo para volver a ella. Ella es Annemarie Schwarzenbach, un personaje real que vivió en la época del Berlín dorado y del auge del nazismo y que es el prototipo de un personaje característico de la época y del lugar: la mujer libre y andrógina. Íntima amiga de Erika y Klaus Mann, los hermanos también aparecen en la novela convertidos a su vez en personajes. Gracias a Minúscula conocí la obra de ambos, ya fuese Precisamente yo de Erika Mann o Hijo de este tiempo de Klaus Mann.
Por el momento no os puedo decir nada más, pero seguro que pronto os podré contar más cosas de este libro que promete tanto.

viernes, 25 de julio de 2008

Retrato de una comedora de papel impreso


Tres veces uno de Gabrielle Piquet

Siempre es interesante conocer la obra de un autor en un medio diferente al de la creación orginal. Lo es más aún cuando te permite conocer la obra de un autor que ya conoces, pero a la vez la de otro autor que hasta el momento desconocías. Este es el caso de Tres veces uno de Gabrielle Piquet y de la adaptación que hace al cómic de tres relatos del conocido autor francés Tonino Benacquista. Este no es un autor que me agrade en demasía. De él he leído La máquina de triturar niñas y Saga, porque me habían recomendado ambas encarecidamente. Saga me pareció un tostón de tomo y lomo y La máquina de triturar niñas bastante soso. Tres veces uno, sin embargo, me ha gustado bastante. Aunque las hitorias, a excepción de La pajarera, tienen cierto punto de previsibilidad y costumbrismo, encuentro que la adpatación de Piquet les apora valor añadido con el dibujo minimalista que utiliza y con la decisión de no cerrar las ilustraciones dentro del marco de la viñeta.




No sé si sois aficionados al cómic, pero ésta es una buena obra para empezar...

John Cornford

No sé si le conocéis. John Cornford era un joven poeta inglés que vino a España como brigadista internacional. Encontró la muerte en el campo de batalla. En el poema que reproduzco a continuación, y que envió a su novia, parece presagiar su propia muerte.

Heart of the heartless world,
Dear heart, the thought of you
Is the pain at my side,
The shadow that chills my view.

The wind rises in the evening,
Reminds that autumn is near.
I am afraid to lose you,
I am afraid of my fear.

On the last mile to Huesca,
The last fence for our pride,
Think so kindly, dear,
that I Sense you at my side.

And if bad luck should lay my strength
Into the shallow grave,
Remember all the good you can;
Don't forget my love.

miércoles, 23 de julio de 2008

No olvidemos los cómics

Pues sí, el otro día os dije qué novelas pienso leer estas vacaciones, pero no os dije nada de los cómics... que me encantan. A la lista del post anteriorhay que añadir las novelas gráficas Percy Gloom de Cathy Malkasian y Contrato con Dios de Will Eisner. Ya sé que cualquier fanático de los cómics me pegaría por no haber leído aún Contrato con Dios. Se la considera la primera novela gráfica, aunque stricto sensu no lo es porque es una recopilación de tres o cuatro historietas cortas, si bien complejas.

Ya os diré.

lunes, 21 de julio de 2008

De los libros que quiero leer estas vacaciones

Ya sólo quedan dos semanitas para que lleguen esas semanas tan esperadas del año en las que me puedo dedicar a no hacer nada... aunque al final haga muchas cosas. Como soy obsesiva me encanta hacer listas. Ya he separado en la estantería todos los libros que quiero leer estas vacaciones y los he anotado en mi libretita. Sería un sacrilegio leerlos antes de las anheladas semanas de reposo.

Este año hay un claro predominio de la literatura anglosajona y en segundo lugar de la italiana:

  • Saul Bellow, Herzog
  • Anthony Powell, Una danza para la música del tiempo: otoño
  • Melania G. Mazzucco, Ella, tan amada
  • Giorgio Bassani, La novela de Ferrara
  • Ian McEwan, Chesil Beach
  • Ignacio Martínez Pisón, Dientes de leche
  • Marcel Proust, El indiferente y otros relatos
  • Majusi Ibuse, Lluvia negra
  • Tom Wolfe, La hoguera de las vanidades

¿Qué vas a leer tú?

Ronda nocturna de Sarah Waters

No conocía la obra de Sarah Waters de primera mano, aunque sabía que era una de las autoras incluidas en la selección de Granta y había visto la adaptación de El lustre de la perla que había hecho la BBC y que, por cierto, no me gustó demasiado. De todas formas, tenía ganas de conocerla de primera mano y me he quedado encantada. Es uno de los libros que he leído últimamente que más me ha gustado y del que estoy haciendo más proselitismo. De momento está en manos de una compañera de trabajo a la que se lo he recomendado encarecidamente y espero poderlo hacer circular más.

La novela se divide en tres partes de modo cronológico y haciendo correr el reloj hacia atrás. También son tres los personajes que dominan la historia: dos mujeres y un hombre. Así, en la primer aparte, nos encontramos en el Londres de los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial, en la seguna parte casi a finales de la misma con los intensos bombardeos y en la tercera a principios de la guerra. Está ordenación cronológica no es casual y es la que da sentido a la estructuración de la novela. Es al avanzar en la lectura del libro que vamos descubriendo por qué los personajes al principio de la novela estaban en la situación en la que los encontramos y, además, con esta estructuración la novela consigue ganar en intensidad en la medida en que vamos avanzando.
No quiero revelar nada más del libro, porque quiero que éste siga siendo una sorpresa para el lector potencial. Si no sabéis qué leer este verano, id corriendo a la librería a por un ejemplar de Ronda noctura. No os decepcionará.

viernes, 30 de mayo de 2008

La educación de Oscar Fairfax

Libros del asteroide es para mí una de las editoriales literarias más interesantes del panorama editorial actual en lengua castellana. Su editor, Luis Solano, parece tener una cierta predilección por las novelas de formación, gusto que coincide con el mío. Hace unos pocos días terminé la lectura de La educación de Oscar Fairfax de Louis Auchincloss y aún me estoy preguntando si en cierta medida esta novela puede considerarse un roman à clef o no. Supongo que me faltan los conocimientos necesarios para identificar a los personajes, pero estoy casi segura de que el personaje de Danny Winslow está inspirado en Francis Scott Fitzgerald. ¡E si non è vero, è ben trovato!



Louis Auchincloss narra en esta novela buena parte de su propia formación. No en vano su protagonista, Oscar Fairfax, sigue un recorrido casi calcado al del escritor. Ambos nacen en el seno de una importante familia estadounidense que proviene de los primeros colonos, estudiaron en prestigiosas escuelas y luego Derecho, además de ser los editores de la revista literaria de Yale, Lit en la novela. Profesionalmente, ambos ejercen de abogados en prestigiosos bufetes familiares y son amantes acérrimos de las artes y las letras.

Si bien es cierto que ésta no es una novela para el público general, ya que básicamente no pasa absolutamente nada, hará las delicias de todos aquellos que se deleitan con los retratos psicológicos de personajes. ¿O acaso es una coincidencia que tanto Edith Wharton como Marcel Proust o Henry James sean nombrados tantas veces a lo largo de esta novela? Y si os la leeis y os gusta, no dudéis en empezar Una danza para la música del tiempo de Anthony Powell.

sábado, 17 de mayo de 2008

El Salem de nuestros días

Siempre me ha gustado mucho el teatro, tanto verlo como leerlo. Ayer acabé de leer Las brujas de Salem de Arthur Miller. La edición era de Tusquets, la cual incluía también la adaptación cinematográfica de la obra, titulada El Crisol y protagonizada por Daniel Day-Lewis y Winona Ryder. Me pregunto si fue este el motivo de que Daniel Day-Lewis conociese a la hija de Arthur Miller y acabase casándose con ella.
He leído casi toda la obra de Arthur Miller: Todos eran mis hijos, Muerte de un viajante, Panorama desde el puente, Las brujas de Salem... y sólo puedo decir que es uno de mis escritores favoritos. Sus obras dejan un impacto en mí que me hace reflexionar largo tiempo. No se trata de un escritor esteticista sino de uno comprometido aunque no a la manera francesa del escritor engagé, que no sé a vosotros, pero a mí me da un poco de repelús por lo que tiene de pose y de supuesta superioridad moral. Además, domina magistralmente la tensión, sabe conducirte a través de la trama, realiza anticipaciones que al lector atento le sumergen aún más en ésta y le provocan cierto nerviosismo e identificación que recuerdan a las estrategias y las finalidades catárticas de la tragedia griega.
Las brujas de Salem está basado en un episodio de caza de brujas real acaecido en 1652 en los EE.UU. Salem era un pequeño pueblo de colonos puritanos en el que se desencadenó una fiebre colectiva por las sospechas de casos de brujería que concluyó con el ahorcamiento de algunos de sus habitantes. La obra pone de manifiesto que en los casos en que se juzga a la gente a través de la delación de sus vecinos, son las rencillas personales y las envidias las que las motivan. Pensemos sino en que sucedió en España durante la Guerra Civil y los primeros largos años de la Posguerra. También merece una reflexión el papel de la judicatura de carácter teocrático, o estás conmigo o estás contra mí. Si habías dejado de ir a la iglesia tres días, aunque fuese para cuidar de tu esposa enferma, eras sospechoso de tener tratos con el demonio. Hoy en día no estamos tan lejos de esto, sino pensemos en las palabras del señor Acebes los días 11 y 12 de marzo de 2004, en los que tachaba de miserable a cualquiera que pusiese en duda que ETA era la autora de los atentados en la estación de Atocha.
Me pregunto si cuando Arthur Miller escribió la obra no tenía en mente la persecución política con la que MacArthy estaba azotando a Hollywood después de la Segunda Guerra Mundial. Ante esta obra, como tantas otras, por ejemplo 1984 de George Orwell, no podemos evitar que se nos ponga la piel de gallina comprobando que no sólo la realidad supera a la ficción, como en el caso de George Orwell, sino que también, en el caso de la pieza teatral de Miller, los humanos parecemos condenados a repetir una y otra vez los errores del pasado.