sábado, 11 de octubre de 2008

Auster ya no es lo que era

Que Paul Auster ya no es lo que era, me di cuenta hace ya unos cuantos años. No recuerdo lectura más decepcionante, por aquello de las expectativas, que Tombuctú. Hace un par de días me acabé de leer su último libro Un hombre en la oscuridad y no puedo decir que me haya sorprendido ni grata ni negativamente, ya que simplemente se la limitado a confirmar lo que ya hace unos cuantos libros que pienso de él y que me confirmó la lectura de Brooklyn Follies. No sé si es el ritmo de creación o que se le ha acabado la fuerza creativa de sus inicios, pero Paul Auster era un autor que me gustaba mucho y que ahora ya casi no me gusta nada, aunque pueda seguir terminando sus libros.

Si bien es interesante el hecho de introducir un personaje que se convierte en narrador de la segunda historia que narra el libro, ¿qué papel juega esta historia? ¿Por qué hay una guerra? ¿Por qué termina tan abruptamente esta historia? Llevo un par de días dándole vueltas y no consigo encontrar una respuesta. Además, ayer leí una entrevista que le hacía El Mundo a Jorge Herralde con motivo del premio que le ha concedido elLíber por su labor editorial, en el que calificaba a ésta como una de las mejores novelas de Auster. Aún me estoy riendo. Vale que un editor tiene que intentar vender los libros que publica, pero mentir de esta manera...

Sin duda, si tengo que escoger a un autor estadounidense vivo, me quedo con Philip Roth.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues a mí me sigue gustando mucho.

Mario dijo...

No tienes razón, Paul Auster es buenísimo.