lunes, 19 de noviembre de 2012

El agradecimiento del enamorado

Éste era mi poema preferido cuando hacía COU. El poema de la rosa als llavis, al cual pertenece, era una lectura obligatoria que entraba en la Selectividad. Este poema de Joan Salvat-Papasseit refleja el gozo que se experimenta al estar enamorado. Ese chute de vitalidad. Esas ganas de vivir. Y el inmenso agradecimiento que se siente hacia aquella persona que te trae de vuelta a la vida.
 

PERQUÈ HAS VINGUT
Perquè has vingut han florit els lilàs
i han dit llur joia
envejosa
a les roses:

mireu la noia que us guanya l'esclat,
bella i pubilla, i és bruna de rostre.

De tant que és jove enamora el seu pas
—qui no la sap quan la veu s'enamora.

Perquè has vingut ara torno a estimar:
diré el teu nom
i el cantarà l'alosa. 

 

viernes, 9 de noviembre de 2012

La obligación de amar a un hijo

Imagínate que eres una mujer neoyorquina, intelectual, de clase media alta, fundadora y propietaria de una editorial de guías de viaje cool, casada con un hombre encantador que también tiene un trabajo de esos guays, vives en el barrio bohemio de la ciudad. En fin, la realización del sueño contemporáneo. Sólo te falta una cosa: la maternidad. Y no porque sientas ese vacío, sino porque la sociedad, esa presión que todas conocemos, de un modo u otro te lo recuerda.

Imagínate que al final, aunque no del todo convencida, te decides a apostar por ella. Te quedas embarazada. Y todo, desde un primer momento, lo empiezas a vivir como algo raro. Tienes a tu hijo, que se llamará Kevin. Y te das cuenta de que alguna cosa no va bien. Van pasando los años y cada vez lo tienes más claro. Y un día, cuando tu hijo es ya un adolescente, lleva a cabo en su instituto una matanza que no tiene nada que envidiar a la de Columbine.

¿Cómo explicar lo sucedido? ¿Cómo no autoanalizar el papel que se ha llevado a cabo como madre tratando de dilucidar algún tipo de responsabilidad, sino TODA la responsabilidad?¿Es que nunca he amado a mi hijo?


Tenemos que hablar de Kevin, de Lionel Shriver, es esta historia. La de una mujer que trata de integrar en su rol de madre la indigesta percepción de que su hijo parece ser la encarnación del mal en el mundo desde que estaba en la cuna. La de una mujer que tampoco estaba demasiado convencida de si quería ser madre y arrastra una gran culpa por ello.

Tenemos que hablar de Kevin es una novela epistolar unidireccional. Al principio no entendemos la decisión de utilizar esta técnica, aunque al final del libro queda resuelto. Más allá de requerimientos argumentales... Hay preguntas que no tienen respuesta. Las cartas que escribe Eva, se asemejan mucho a las sesiones con un psicoterapeuta. Desde el principio podemos intuir con facilidad que en el fondo se las está escribiendo a sí misma.

Una novela controvertida en la que la autora trata un tema de calado político y existencial. Desde luego no deja indiferente y además, a pesar de los temas que trata, tiene el gran mérito de ser muy divertida.