miércoles, 26 de noviembre de 2008

Recoger lo que siembran otros

Llevo 8 años trabajando en el sector editorial y cada vez me afecta más lo que considero una mala praxis deleznable: la mania que tienen ciertas grandes editoriales pertenencientes a grupos en empecinarse en recoger, a golpe de talonario, por supuesto, lo que siembran las pequeñas editoriales.
El trabajo de editor, entre otras cosas, consiste en descubrir a nuevos autores e introducirlos, poco a poco, en un mercado en el que es un desconocido. Este trabajo, a parte de una inversión económica inicialmente a fondo perdido, requiere olfato y mimo además de paciencia y una firme convicción de la calidad del trabajo del autor por el que has decidido apostar. ¿Qué pasa una vez que el editor pequeño ha hecho este trabajo? Pues que viene el gran editor de turno que con una oferta por los derechos completamente fuera de órbita, te roba al autor en cuestión y acaba recogiendo los frutos, es decir los ingresos por ventas, del autor por el que tú has estado apostando deficitariamente durante largo tiempo. Que te pase una vez, pase, pero que parezca que ciertas editoriales, a la hora de llevar a cabo su programación se dediquen a mirar nuestro catálogo a ver qué publican, no sólo es cansino, sino también indignante.
Puede que ellos entiendan su oficio de esta manera, pero nosotros no.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

A sangre fría



Truman Capote es uno de mis autores favoritos. Junto con Las nieves del Kilimanjaro de Ernest Hemingway, Taüts tallats a mà (Música para camaleones) de Truman Capote es uno de mis cuentos preferidos. Me quedan diez páginas para acabar de leer A sangre fría, lectura que se ha visto un poco cortada por la súbita muerte de mi padre la semana pasada. Después de haber visto Capote en el cine cuando se estrenó hará creo unos tres años, el final del libro no es ninguna sorpresa. Sin embargo, me ha sorprendido la diferencia de puntos de vista existente entre la película y el libro en relación al ajusticiamiento, por no decir asesinato, de los dos asesinos de la familia Clutter. En la novela, Truman Capote parece posicionarse claramente en contra de la pena de muerte y sentir cierta simpatía hacia Perry y Dick en tanto que seres humanos. La película nos muestra a un Capote deseando que se lleve a cabo la ejecución, porque necesita de ésta para acabar su libro, que tiene parado a causa de las apelaciones a la sentencia. Éstas son, en definitiva, las contradicciones del ser humano.

Si nos centramos en el punto de vista que nos ofrece el libro, no nos queda sino pensar que el título, A sangre fría, un título magníficamente comercial, hace una doble referencia. La primera al asesinato a sangre fría de una familia inocente por parte de Perry Smith y Dick Hickock, pero también al asesinato de estos, también a sangre fría, por la maquinaria del estado. Y es que ya se sabe cual es la definición de estado: el ente que ejerce el monopolio legítimo de la violencia.

IN MEMORIAM




10 de noviembre de 1935 - 13 de noviembre de 2008



Te querré siempre.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Universos míticos




Hace unas semanas estuve releyendo Palomar de Beto Hernandez. La obra maestra de los universos míticos en cómics. Que Beto Hernandez es un gran autor de cómics está fuera de cualquier duda, lo intrigante es por qué es tan poco conocido en España si es tan bueno. Calidad y ventas no están necesariamente reñidos, por esta razón hay situaciones que son difíciles de comprender.


Palomar es el pueblo mítico del que se sirve el norteamericano de orígenes méxicanos Beto Hernández, para ambientar la novela gráfica coral por excelencia. Este extenso ciclo empieza con Río veneno, en el que se nos presenta al personaje núcleo del conjunto: Luba. Una mujer de carácter que se ve obligada a huir de su lugar natal para instalarse en Palomar. A su alrededor pululan todo un mundo de personajes, Ofelia, sus amantes, sus hijos, etc. , cuyas vivencias seguimos tomo tras tomo. Y digo tomos porque tras Río veneno y Palomar (que son dos tomos) siguen Luba en Norteamérica, El libro de Ofelia y Luba. Tres hijas. Este ciclo debe ser leído en orden, porque si no lo hacemos así, dada su riqueza, corremos el riesgo de perdernos. Y aunque siempre es delicioso perderse, aquí no es recomendable. Tampoco lo es perdérselo.

martes, 11 de noviembre de 2008

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Verrà la morte e avrá tui ochhi
-questa morte che ci accompagna
dal mattino alla sera, insonne,
sorda, come un vecchio rimorso
o un vizio assurdo. I tui occhi
saranno una vana parola,
un grido taciuto, un silenzio.
Cosí li vedi ogni mattina
cuando su te sola ti pieghi
nello specchio. O cara speranza,
quel giorno sapremo anche noi
che sei la vita e sei il nulla.

Per tutti la morte ha uno sguardo.
Verrà la morte e avrá tui occhi.
Sarà come smettere un vizio,
como vedere nello specchio
riemergere un viso morto,
come ascoltare un labbro chiuso.
Scenderemo nel gorgo muti.

De Cesare Pavese. ¿Has leído algo mejor?