viernes, 5 de septiembre de 2008

Afortunada de Gabrielle Bell




Gabrielle Bell es una joven autora norteamericana de lo que podríamos calificar como cómic de autor. Afortunada es su primera obra publicada en España aunque ya aparecieron algunas historietas breves suyas en la antología Mome (muermo en inglés). En Afortunada nos explica en forma de diario las desventuras de un personaje que tiene mucho que ver con ella misma, si es que no lo es. En efecto, la joven protagonista es una aspirante a dibujante de cómics que vive en el Brooklyn bohemio (el barrio de Williamsburg) y que trata de sobrevivir como puede gracias o quizás mejor dicho a pesar de trabajos precarios. Memorables son las reflexiones que nos transmite en el episodio en que está posando como modelo de desnudo para los estudiantes de la Facultad de Bellas Artes. ¿Qué estoy haciendo yo aquí perdiendo el tiempo? ¿No debería estar dedicándome a crear mi propio arte? Supongo que muchos de nosotros sabemos qué es sentirse así, pensar que no hacemos más que perder el tiempo, pero nunca tomamos la valiente y arriesgada decisión de cortar con todo y dar ese paso que tanto anhelamos pero que a la vez tememos aún más.



Quizás estos diarios de Gabrielle Bell no sean su mejor obra, pero sus historietas breves nos muestran a una buena narradora, sobre todo las de Mome. Habrá que estar atentos a ver cómo prosigue su carrera. Creo que Gabrielle Bell en algún momento tendrá que decidir si quiere dedicarse al cómic o a la literatura. En su obra me parece que hay una descompensación entre texto y dibujo que tendrá que ir solucionando. Tratándose Afortunada de su primera obra, no es grave, pero sí que parezco entrever que cuenta mucho más con las palabras que con el dibujo, y esto la acerca más a la ilustración que al cómic. De hecho, Gabrielle Bell ha ilustrado un poema de Emily Dickinson, accesible a través de la web de The Poetry Foundation.


El caso de Gabrielle Bell no es el único, cada vez son más las mujeres que se están dedicando al cómic, un medio tradicionalmente masculino, no sólo por parte de la creación, sino también de su lectura.

No hay comentarios: