domingo, 13 de enero de 2013

Complicada supervivencia

Imaginaos que sois una adolescente y que vive en una comunidad menonita, por lo que lo mejor que os depara la vida es la muerte. Seductor, ¿verdad? Esto es lo que le pasa a la Nomi, protagonista de Complicada bondad de Miriam Toews (Anagrama).

La literatura procedente de Canadá es bastante desconocida por los lectores peninsulares. Con la excepción del galardonado Robertson Davies, Alice Munro, Margaret Atwood y pocos más, casi desconocemos la producción editorial de un país tan grande.


Complicada bondad fue galardonada con un premio muy parecido al Premi Llibreter: el Premio al mejor libro del año otorgado por los libreros canadienses. Se trata de la primera novela de esta autora publicada en España, a pesar de ser su tercera obra.


Siento una especial debilidad por Canadá. Desde que estuve pienso que es un país ideal para vivir si olvidamos que en invierno pueden llegar a unas temperaturas aterradoras para aquellos que estamos acostumbrados al clima mediterráneo. Los días que pasé allí me hicieron quedarme con la impresión de encontrarme con un país tolerante, mucho más que España, por ejemplo. No es extraño que haya muchísima inmigración procedente de muchos lugares del mundo, con la clara excepción de los países con climas cálidos, claro. Quizás por esta razón comunidades como los menonitas y los amish eligieron Canadá como uno de los lugares donde establecerse cuando huyeron de las persecuciones religiosas en Europa.





Toews, con humor, nos hace partícipes de la angustia vital que una joven con los mismos intereses que el resto de jóvenes de su edad, puede experimentar en una comunidad tan pequeña, regulada y castradora como la suya. Aún peor si el líder espiritual es tu tío y tu hermana uno de los miembros más díscolos de la comunidad.

En una comunidad así, cualquier intento de particularizarse dentro de la masa es una fuente de problemas. Las opiniones libres, los sentimientos individuales, las relaciones con los demás más allá de lo establecido como correcto y saludable ... La sombra del pecado es el elemento regulador y coercitivo que aglutina toda la comunidad. Nomi no es idiota, sin embargo, y a menudo se cuestiona la arbitrariedad con que se establece qué es pecado y qué no lo es.


No creo que sea una novela excepcional como sí lo es por ejemplo Arthur y George, de Julian Barnes y sobre la que ya he escrito, pero si una buena oportunidad para conocer que se cuece dentro de estas pequeñas comunidades, la existencia de las cuales encontramos anecdótica.

No hay comentarios: