lunes, 1 de octubre de 2012

Nothing gold can stay

Uno de los momentos más bellos de la película Rebeldes, de Francis Ford Coppola y basada en la novela homónima de S. E. Hinton publicada en 1967, es cuando Ponyboy Curtis relee la carta de despedida que le dejó escrita su mejor amigo Johnny justo antes de morir. En ésta, Johnny, un adolescente, le explica a su amigo el significado del poema Nothing Gold Can Stay, de Robert Frost, el cual Ponyboy le había recitado en la soledad y aislamiento de una iglesia abandonada en la que deben esconderse tras un incidente de consecuencias dramáticas. A los dos les gusta el poema e intuyen que habla de algo hermoso, pero no logran entenderlo.





Ponyboy y Johnny están ante un momento especular fallido, porque el poema trata de ellos mismos y en ese momento no logran reconocerse. El poema también habla del resto de sus amigos, los cuales ya han dejado de ser oro y de Johnny, quien será oro siempre porque muere antes de haber tenido la oportunidad de dejar de serlo.


Nature's first green is gold;
Her hardest hue to hold.
Her early leaf's a flower;
But only so an hour.
Then leaf subsides to leaf.
So Eden sank to grief,
So dawn goes down to day.
Nothing gold can stay. 
 S. E. Hinton, sorprendentemente, empezó a escribir la novela con dieciséis años y la acabó con dieciocho. La película es de 1983.

3 comentarios:

beatxu dijo...

Les novel.les de la Hinton van marcar molt el meus inicis a la lectura quan era adolescent...les pelis de Coppola també em van agradar molt, son bones adaptacions de les seves obres. Mickey Rourke va fer un dels seus millors papers com a El chico de la moto a La ley de la calle...

Per cert, sóc la Bea del Grup Còmic, no sé si m'has reconegut;-)

Lectora dijo...

Sí guapa, ja t'havia reconegut!

Ferran dijo...

Buen post.