domingo, 1 de marzo de 2009

Las obsesiones de Richard Yates

Afortunadamente las editoriales a veces recuperan autores que han quedado en el olvido a cuya obra nunca ha sido traducida al español o al catalán. Éste es el caso de Richard Yates, con una obra mucho más que interesante, que ha llegado a España gracias a la adaptación de su novela homónima: Revolutionary Road.
Recientemente se han editado en España Revolutionary Road y Las hermanas Grimes, dos magníficas novelas que comparten las obsesiones del escritor: las ilusiones perdidas y el fracaso. En efecto, las obras de Yates nos presentan personajes con ilusiones vanas que se sienten diferentes, y por lo tanto superiores, de la mediocridad que les rodea (¿quién no se siente así en algún momento?) pero acaban siendo no ya arrollados, sino machacados, por la gran máquina de la vida, para acabar descubriendo que son tan mediocres como los demás y tener que acabar reconociendo su fracaso, en una especie de caída de la venda de los ojos tan cruel y despiadada que sólo puede conducir a la muerte o a la locura.
La vida, que no es más que supervivencia, tiene un gran poder destructor de la fragilidad del hombre, porque en efecto somos muy frágiles, y nadie como Richard Yates para describirlo. Sus personajes, tan ilusos y tan humanos, intentan navegar por ésta persiguiendo una idea o ilusión a la que han convertido en leiv motiv de su vida. El alcohol consumido en dosis más que ingentes les ayuda a sobrellevar este viaje que tiene mucho de descenso a los infiernos, en el que al final sólo les queda mirarse al espejo y reconocerse como son. Da miedo pensar que uno mismo tenga que hacer este mismo viaje y acabar por reconocer que la propia vida ha sido una gran mentira.

3 comentarios:

Esther dijo...

Molt bon post, Montse. Se't trobava a faltar! Bentornada

Luisa dijo...

Fantástica la película

Juan Ares dijo...

Me impacta este post y me gustaría que mi vida no sea una mentira. Yo cuando me entristezco por sueños que no consigo alcanzar, pienso en Abraham, el personaje bíblico cuya vida se recuerda por lo que le sucedió a partir de su vejez. Eso me da la esperanza de que el momento culminante de mi vida puede llegar cuando ya casi ni lo esperaba.